Resumen de "El virus de la Actitud"

“El virus de la Actitud

("El Ciclo de Conducción de Equipos de Trabajo",

preparado por Jorge RUCCI de E-Learning Empresas)

Resumen

Como curar la negatividad en el lugar de trabajo

¿De que estamos hablando?

Hay virus en todas partes y de todo tipo, pero esta vez, no estamos hablando del virus de la gripe o el de un simple catarro, que producen malestar, ausentismo, baja de productividad, etc.

Es otro tipo de virus que esta creciendo en proporciones epidémicas y es conocido como “El Virus de la Actitud”.

Son algunas actitudes dentro del trabajo, que afectan negativamente nuestro desempeño y el de los demás, haciendo que el ambiente laboral se convierta en una tortura y que no consigamos cumplir con nuestros objetivos, ni disfrutar la realización del mismo

El diagnostico

Para poder enfrentar a este virus, es fundamental realizar un buen diagnostico.

Debemos ser muy cuidadosos y saber reconocer los síntomas que pueden presentar las personas afectadas.

Tipo de afecciones más comunes

“El alterado” (siempre colérico, exagera todo, muy irascible)

“El perfeccionista” (detallista en demasía, usa la palabra calidad como un arma.)

“El resistente” (en forma constante se resiste a los cambios)

“El que trabaja a reglamento” (su frase predilecta: “ese no es mi trabajo”)

“El esparcidor de rumores” (lo hace en forma constante, negativa y hasta maliciosamente)

“El no comprometido” (responde a sus responsabilidades menos que seriamente)

“El pesimista” (espera que se caiga el cielo o empuja para tirarlo)

Esta más que claro, que el “Virus de la Actitud” es muy perjudicial.

Una actitud saludable hace la diferencia en el mundo, esta estrechamente relacionada con nuestra motivación, con nuestra productividad y con poder disfrutar de nuestro trabajo.

Etapas de la cura

Responsabilizarnos de nuestra propia actitud.

Ayudar a otro miembro del equipo de trabajo a que reconozca un problema de actitud.

Demostrar como esa conducta de un miembro del equipo influye en las relaciones e impacta negativamente en las metas fijadas.

Reconocer las causas ocultas de una actitud inapropiada en nosotros o en los demás.

Poner en claro la interrelación de los Valores y Metas personales con las Metas del Equipo.

Realizar el cambio de actitud.

Evitar las recaídas.

Monitorear la evolución, y justo reconocimiento

Nuestra propia actitud

Tomar la responsabilidad de nuestros actos es muy importante, ya que cuando reaccionamos negativamente ante una situación nos encerramos en un pensamiento (de una cosa u otra), perdemos nuestra creatividad y nuestro sentido del humor.

Por otra parte, cuando tomamos la responsabilidad de nuestros actos, estamos eligiendo responder y no reaccionar, abriéndonos a una variedad mas amplia de acciones.

Ayudar a otro a diagnosticar

Es fundamental poder ayudar a otro miembro del equipo de trabajo, a que reconozca o diagnostique un problema con su actitud.

Para ello, debemos demostrar interés en ayudarlo, nunca poner enfoque en la personalidad ya que esta nunca cambia, sino en su conducta y como ella influye en las relaciones con los otros miembros del equipo (impacto negativo).

Demostrar el impacto negativo

Como dijimos las personalidades no cambian, pero las conductas si pueden ser modificadas.

El líder de un equipo debe mostrar al miembro con problemas actitudinales, como su conducta produce un impacto negativo en las metas del equipo y en la productividad del mismo.

Reconocer las causas ocultas

Un paso fundamental es el reconocimiento de la existencia de causas ocultas que originan problemas actitudinales en uno mismo o en otros. (aquí debemos ser muy honestos).

Para clarificar esas causas, es recomendable pedir o brindar ayuda a otro miembro del equipo, para que fluya libremente y poder manejarlo en conjunto.

Por ejemplo, en el caso de “el alterado”, la causa oculta suele ser la causa del enojo por no poder haber resulto una situación (laboral o extra laboral),

El negar lo que sentimos nos hace muy vulnerables y por no enfrentarnos a la causa de ese enojo, podemos inclusive sufrir consecuencias físicas como: indigestión, dolor de cabeza, insomnio, presión arterial, etc.

Valores y Metas Personales vs. Metas del Equipo

Es muy importante reconocer nuestros sentimientos sobre estos conceptos, ya que ellos nos dirán cuando debemos hacer algo.

Todas las habilidades y/o estrategias para inmunizarnos contra el virus no harán ningún bien, si nuestros valores y metas no se encuentran interrelacionadas con las metas del equipo.

Por ello, deben detallarse claramente los valores y metas personales y su relación con las metas del equipo.

Cambio de actitud

Consiste en cambiar las viejas reacciones negativas por nuevas respuestas que se adapten mejor a la nueva situación.

Las buenas actitudes, al igual que las negativas, también son contagiosas, por lo que modelar un buen comportamiento personal también ayudara a otros para que la enfermedad no se torne crónica.

Al ayudar a otro miembro del equipo, es importante hacerle entender la importancia que tendría para todos la modificación en su actitud negativa, y así motivarlo a practicar un tipo de respuesta positiva y valorar que sucede.

Evitar recaídas

Para evitar las recaídas hay que detectar las situaciones que puedan producir tensión y realizar un seguimiento para que no vuelvan a ocurrir.

Reconocimiento

Hay que monitorear los signos vitales con el miembro del equipo, haciendo un seguimiento de su evolución.

Nunca un esfuerzo de tal magnitud puede pasar desapercibido, el valor para el equipo del logro positivo por una mejora en la actitud en uno de sus miembros debe ser reconocido y destacado.

El consejo …

Hay millones de síntomas que dentro del ámbito de su trabajo demuestren la presencia del “Virus de la Actitud”, en esta exposición solo hemos mencionado siete.

Observe atentamente y describa otros síntomas que pueda reconocer, enfréntelos con el mismo tratamiento y evite que esta enfermedad se vuelva crónica.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada